Ayer por la tarde, la organización Avaaz llevó a cabo una acción que conectaba a miles de activistas de todo el mundo con lo que está ocurriendo en Copenhague. Consistía en movilizar a sus redes de contactos en la Unión Europea para que llamasen por teléfono a sus respectivos políticos y les pidiesen que actuasen en favor de un acuerdo ambicioso, justo y vinculante.

En el interior del Bella Center, el centro de convenciones en el que estamos, Avaaz improvisó un pequeño call center para que los asistentes pudiesen llamar. Desconozco la cifra final de llamadas, pero en apenas unas horas la organización había contabilizado más de 2.000.

Activistas de Avaaz llamando a políticos europeos. Ainhoa Goma / Oxfam

Activistas de Avaaz llamando a políticos europeos. Ainhoa Goma / Oxfam

La sociedad civil y los negociadores saben que este es un momento importante para asentar la posición europea en las negociaciones. Hoy y mañana los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 se reúnen en Bruselas para tratar dos asuntos importantes respecto a esta conferencia.

1) Cuánto dinero dedicará la UE a ayudar a los países en desarrollo a a adaptarse al cambio climático en el periodo entre 2010 y 2012
y 2) Si Europa aumenta el porcentaje de reducción de emisiones del 20 al 30% sin pedir a cambio un esfuerzo similar de los demás.

Esta mañana he asistido a la reunión de Alicia Montalvo, negociadora jefe de la delegación española, con las ONG españolas; y ha opinado sobre ambos temas:

En cuanto al primero, la financiación, Alicia comentaba que “hablar de cifras ahora mismo es complicado, porque muchos Estados miembros tenemos un déficit excesivo y comprometer fondos con esta incertidumbre y más allá de tres años vista es muy difícil”.

No ha querido dar cifras, no es su tarea marcarlas, y no quería caer en un error del que después arrepentirse. Aún así, en su opinión, “es mucho mejor construir una arquitectura legal firme y robusta que hablar de cifras” ya que si algo está dificultando las negociaciones no son las cifras de financiación sino la falta de una visión general compartida por todas las partes.

Pese a todo, es importante que la Unión Europea establezca una cifra de base bajo su responsabilidad, sin esperar a oír las ofertas de los demás. Bastaría con fijar un rango que luergo les permitiese negociar a la alza o a la baja, pero que sirviese de primer paso para motivar a las otras partes a hacer lo mismo.

Respecto a la reducción de emisiones, Alicia era contundente: “Nosotros estamos por el 30%”. Y aunque hay ciertos miembros de la Unión que se resisten a ello (básicamente Alemania y los países del Este), parece claro que Europa apuesta por esa cifra. Llevan hablando de ella prácticamente un año, así que sería muy raro que no se comprometiesen a conseguirla.

Otra cosa es que se guarden esa carta en la manga para utilizarla durante la negociación. Alicia reconocía que para negociar “tienes que saber cuando pones tu carta y en qué condiciones”. Aunque también reconocía que, a estas alturas, el 30% no es algo que pueda presionar a alguien porque otros países como Japón o Noruega están hablando en términos similares o incluso superiores.

Una asistente a la convención llama a su representante. Ainhoa Goma / Oxfam

Una asistente a la convención llama a su representante. Ainhoa Goma / Oxfam

Mientras todo esto ocurre fuera de Copenhague, “el culebrón Tuvalu” ha continuado hoy.

Este pequeño archipiélago ha conseguido que se suspendan de nuevo las sesiones al pedir un nuevo protocolo que sustituya el de Kyoto y obligue a los Estados a mayores compromisos de reducción de emisiones. China se ha negado a ello y el resto de las partes han tenido que posicionarse de un lado u otro.Con la falta de consenso, el plenario se ha suspendido de nuevo.

Preguntada por ello, la delegación española nos ha manifestado su percepción del asunto. Pero mejor la mantengo en secreto ahora y os la comento mañana. Cuando se trata de estos asuntos, yo mismo necesito consultarlos con la almohada incluso antes de ponerme a reflexionar.

Esto empieza a ser agotador. Se nota ¿no?

Tagged with:
 
More in E.U., Spain (199 of 315 articles)